Cómo improvisar discursos en 4 pasos y recibir aplausos

Ey soldado, ¡firmes, ya!, Cuando de pronunciar palabras se trata… ¿crees que siempre estarás preparado para hacerlo?, ¿crees que siempre tendrás las frases adecuadas para la ocasión?. ¡Claro que no!. La vida es azarosa, incierta y el saber cómo improvisar discursos es una de la habilidades más valoradas de un líder.

Los momentos inesperados suceden con frecuencia, no hay tiempo para preparar las palabras, cuando te acaban de pedir que por favor tomes el micrófono. En ese instante incómodo en el que te preguntas ¿qué voy a decir?, necesitar tener una mente ágil y creativa que te permita elegir las frases correctas y sobrevivir al reto.

Así que si realmente pretendes ser un líder efectivo, tu misión hoy es aprender a improvisar, a vencer a adaptarte.

cómo improvisar 01

La mayoría de nosotros no piensa ni se preocupa por improvisar discursos hasta que no llega el momento de hacerlo y para entonces, es demasiado tarde.

Considera algunos de los escenarios posibles donde pudieras ser llamado, inesperadamente, a decir algunas palabras. ¿Qué pasa, estás mareado, vas a desmayarte o qué?. No tiembles soldado esto pasará alguna vez.

Momento de improvisar

En los negocios, en una reunión o una conferencia, se te pedirá que hables sobre un tema. Si rechazas la solicitud te hará parecer poco cooperativo y quedarás muy mal, aceptarlo dice de ti que eres un jugador de equipo y que estás preparado para cualquier situación; incluso, se te puede llegar a valorar más que un alguien ya tenía listo su discurso.

¿Y en esas noches de fiestas?. En entornos sociales como una boda o un cumpleaños, se te puede pedir que digas algunas palabras o te encargues de ofrecer un brindis. Aunque se trata de una atmósfera más casual y las exigencias no son tan altas, más te vale que lo hagas bien, si no pasarás el resto de la fiesta muy incómodo.

Mi objetivo en esta ocasión soldado no es enseñarte a decir un discurso memorable y emocionante que inspire a las generaciones presentes y venideras, ¡No, no, no soldado!, debido a que un discurso improvisado es inesperado, y probablemente sólo durará unos minutos, el objetivo es que el discurso lo des sin avergonzarte y que salgas del paso de la mejor manera.

Si todavía, siendo improvisado lo haces excelentemente bien y la gente te aplaude con ánimo, eso ya es ganancia, la cereza del pastel. Así que será mejor que pongas atención y hagas caso a lo que te voy a decir:

PASO 1: Abre con una experiencia personal

Independientemente del escenario, empieza compartiendo una breve experiencia personal. Esto proporciona al público algo crucial: un tema, y ​​es uno que tu conoces y entiendes.

Tú eres el experto, tú estuviste en la situación que estás platicando y nadie más que tú, sabe de ella. Puede ser algún incidente o evento que hayas experimentando y que te haya dejado alguna enseñanza significativa.

cómo improvisar 02

PASO 2: Rápidamente construye una estructura y síguela

No te compliques demasiado… introducción, desarrollo y conclusión, ¡listo!. Si deseas dar un discurso improvisado a una pareja en un aniversario, un truco básico es dividir tu charla hablando primeramente del pasado, después del presente y luego del futuro.

“Cuando Pepe y María se conocieron hace 10 años, ambos eran estudiantes universitarios hambrientos de…”, “Han recorrido un largo camino desde esos años…”, “Puedo predecir fácilmente que todos estaremos aquí dentro de 10 años, brindando por su éxito y felicidad una vez más”.

Esto no se supone que sea un “Tengo un sueño” de Martin Luther King Jr., ¡Noooooo!, solo trata de sobrevivir a la experiencia.

PASO 3. Termina con una frase fuerte

El público tiene períodos de atención cortos. Ello te hará vulnerable cuando les hables, seguramente solo recordarán lo último que dijiste. Aprovecha esto para cerrar tu intervención con algo fuerte y razonablemente memorable.

Obtén ayuda de una cita profunda y adecuada, una observación perspicaz o humorística. Eso si te imploro, te lo pido, te lo ruego, ¡nunca termines con una disculpa por no haberlo hecho bien!, no importa cuán desprevenidos y desordenados fueran tus comentarios, no tienes nada que lamentar, estabas improvisando ¿no?

PASO 4. Agradece

Agradece a tu audiencia por su atención y con un simple esfuerzo, pasa el micrófono, el podio o la atención en general de vuelta a quien te lo dio a ti, o a quien debería tenerla enseguida. Puedes mirar al anfitrión si la ocasión tiene uno.

Si no hay ningún destinatario obvio, simplemente entrégalo a la sala en general diciendo que “esperas que todos disfruten del resto del evento” (que tal mis trucos eh). No esperes hasta que haya terminado de hablar para averiguar dónde entregarlo; la incertidumbre puede expresar nerviosismo y echar al traste tu discurso.

Practica, practica, practica…

Muy bien soldado, así es como deberás hacerlo la siguiente ocasión que se te pida inesperadamente que dirijas unas palabras, insisto que tal vez no sea una participación brillantísima, motivadora e inspiradora, pero al menos sabrás que te atreviste y hablaste por un momento a la multitud.

Con la práctica y el tiempo, lo harás mejor y seguro estoy que llegarás a ser un maestro de la improvisación, un líder de la palabra.

cómo improvisar 03

Algo que ayuda mucho es que seas un ávido lector, la gente que gusta de la lectura siempre tiene algo que contar, algo que platicar; aprende pequeñas historias, relatos, anécdotas que te gusten y que creas que puedes compartir con la gente alguna vez.

Otra cosa que ayuda bastante es el aprenderse frases célebres de famosos personajes sobre distintos temas. Esto último soldado le ha ayudado a tu Sargento Mayor, a mí, a siempre estar preparado para la batalla y salir triunfante.

Toma en cuenta ésto que te digo porque algún día, algún día, estarás al frente de la batalla, no habrá tiempo de preparar un discurso y solo tendrás que improvisar. Así que a la carga con esto que te he enseñado y mientras más pronto lo hagas mejor.

Sección, derecha ¡Marcha!, sobre el hombro ¡arma! de frente, ¡marcha!

¿Y tú qué opinas?