Los mejores ejercicios de respiración cuando se habla

¡Qué tal soldado!. ¿Te ha pasado que cuando hablas en público te falta aire para respirar ?, como que las palabras quieren salir pero no tienes aire para pronunciarlas ¿cierto?. Pues déjame decirte que se trata de un problema normal de oratoria que se resuelve con ejercicios de respiración.

Todo líder que se respeta, ademas de tener una buena dicción, necesita saber respirar bien. La respiración produce la voz y si no lo crees, si eres un vendepatrias incrédulo, entonces saca todo el aire de tus pulmones e intenta pronunciar una palabra…

ejercicios de respiracion

A eso me refiero, debes aprender a controlar el flujo de aire que inhalas y el flujo que exhalas. En este artículo te muestro cómo mejorar tu respiración, ya no quiero que lo hagas más de forma superficial y descuidada, quiero que sea profunda y controlada ¿está claro?.

Respiración Diafragmática

Durante el proceso de espiración, el aire de tus pulmones es expulsado por acción del músculo llamado diafragma que se encuentra debajo de ellos, pasa por tu laringe donde se encuentran las cuerdas vocales… (¡“vocales” no bucales!) y se genera una vibración que produce un sonido; las ondas sonoras viajan hacia los llamados resonadores, que son la garganta, la boca y la nariz. El resultado final es tu voz ¿de acuerdo?.

ejercicios de respiracion

La razón por la que existen diferentes voces es consecuencia del ¡tamaño!, si… del tamaño de las cuerdas vocales y los efectos de estos resonadores.

Pero sé que no te alistaste en la escuela de medicina, sino a mi amado pelotón del liderazgo, grábate lo anterior solo para que seas menos ignorante ¿entendido?. Con que sepas esto, estaré más tranquilo.

Técnicas de respiración

¿Cómo estás respirando?. ¡Dímelo!. Claro, eres un novato, tu respiración es poco profunda, mal dirigida y descontrolada. ¿No es cierto?, a menos que seas un atleta o un cantante profesional responderías que no, pero no te veo muy atlético ni escucho tu melodiosa voz deleitando mi oído, así que mejor pon atención.

Ahora bien, ¿tus hombros se levantan en cada inspiración?. Siiii… tu proceso de respiración está siendo incorrecto, debes respirar con ayuda del diafragma.

Cómo funciona el diafragma en la respiración

Como ya lo dije antes, el diafragma es un músculo que tienes debajo de tus pulmones y que tu cuerpo usa para obtener más aire; cuándo este músculo se contrae, tu barriga invariablemente parece inflarse.

Fíjate como respira un bebé, un perro o un gato cuando duermen, sus músculos abdominales trabajan en cada inspiración, es porque están haciendo respiración diafragmática y tú deberías aprender a hacerla a voluntad cuando tienes que usar tu voz. Te enseñaré como.

ejercicios de respiracion

Ejercicios de respiración

Relájate, olvida la enseñanza marcial de sacar el pecho y meter la panza, olvida eso, deja colgar libremente tus brazos, tu cabeza normal, no atrás, no abajo, no arriba, ¡normal!. Eso es, ahora haz lo siguiente:

  1. Saca todo el aire de tus pulmones… ¡dije todo el aire!, ¡todo el aire!, ¡Hasta el último aliento!. Hasta que no puedas pronunciar una sola palabra, ni siquiera una vocal. Jajaja, involuntariamente inhalarás porque te estarás ahogando…
  2. Toma conciencia de tu respiración abdominal. ¡No me jodas! ¡No muevas tus clavículas ni costillas!, que lo único que se mueva sea tu barriga. Grábate esto “Cuando el aire entra tu panza sale”.
  3. Sostén el aire por un segundo, ahora…
  4. Expulsa poco a poco el aire espirado, metiendo la panza… déjalo escapar.

¿Sentiste como respiraste profundamente?. Bien, acabas de hacer una respiración diafragmática. ¿Crees que esto es todo? No soldado, 100 flexiones por ingenuo, ¡uno, uno, uno, uno…!. Deberás practicar, practicar y practicar.

Repite el ejercicio anterior cinco veces por la mañana y cinco veces por la noche, teniendo cuidado de que la duración de cada inspiración sea de 5 segundos y la de la espiración también de cinco segundos; no olvides el segundo de retención. Después de una semana tendrás los ejercicios de respiración dominados.

Esta rutina, además de enseñar a tu cuerpo a respirar diafragmáticamente, te hará sentir muy bien… relajado y tranquilo, una consecuencia natural de una mejor oxigenación de tu sangre. ¿Qué tal soldado?, te estoy ahorrando el terapeuta.

Acostumbrando al aparato respiratorio

Ahora tengo una pregunta para ti, ¿Has visto algún líder, maestro o cantante que se tome el tiempo para hacer estos ejercicios de respiración mientras realiza su presentación?… Yo tampoco; en la vida real, en el campo de batalla, estos personajes tienen que robar aire en una breve pausa y luego utilizarlo para pronunciar muchas palabras.

Una vez que has aprendido a respirar como te he dicho, estarás listo para pasar al siguiente nivel:

  1. Saca todo el aire de tus pulmones… hasta el último aliento
  2. Inspira en tres segundos (¡la barriga, la barriga, no lo olvides!)
  3. Sostén el aire por un segundo
  4. Expulsa el aire en seis segundos

Repite lo anterior pero ahora inspirando en dos segundos y expulsando en seis. Vuelve a hacerlo pero ahora aspirando en un segundo y espirando en seis. ¿Está claro?.

Con este ejercicio estarás haciendo cortas inspiraciones y productivas espiraciones. No quiero que te quedes sin municiones en el frente de la batalla y el enemigo te convierta en queso gruller.

Cómo respirar al hablar

Bien soldado, ya aprendiste a respirar con ayuda de tu diafragma, ya sabes hacerlo también de forma productiva, ahora es momento de transformar ese aire en sonidos. ¿Acaso creías que solo respirando se ganan las batallas?. ¡No!, solamente estuvimos alistando nuestras municiones, es momento de poner en práctica lo aprendido.

Mi viejo amigo Cristian Caballero, comandante de los ejércitos de oriente, me regaló una vez un instrumento para probar de qué estaba yo hecho. Recuerdo bien sus palabras, me dijo: “Con una inspiración de solo un segundo cabo, lee este párrafo sin volver a tomar aire:

la música tiene gran influencia en lo físico y en lo moral. Con la música se amansan los osos y hasta el asno baila al son de ciertos instrumentos. En el oriente sufren los camellos largos y penosos viajes al halago de algunos sones, cesados los cuales retardan su paso y a veces no quieren andar más”

¡Domina la salida del aire!, piensa en ello como si fueras una llave de gas o agua, pero no controles ese flujo con tus labios, hazlo con tu diafragma en la cantidad precisa. La salida del aire debe tener más el carácter de aliento que de soplo; ¡No derroches si no es necesario!.

Cómo controlar la respiración

El secreto es practicar, practicar y practicar. Inténtalo una y otra vez, hasta que sin dificultades seas capaz de pronunciar desde “la música” hasta “no quieren andar más”. Se puede soldado, se puede… demuéstrame de qué estás hecho.

De momento no te preocupes por la emotividad y elocuencia en las palabras, es tema de otra lección. Un buen soldado, un incansable líder, un guerrero de la palabra, no se hace de la noche a la mañana.Se requiere disciplina, dedicación, entusiasmo.

Así que, a poner en práctica lo aprendido, no quiero lloriqueos, no me decepciones, quiero verte dirigiendo ejércitos, no lo olvides…

ejercicios de respiracion

 

¿Y tú qué opinas?